Fue una glamourosa estrella de la televisión… y ahora rehace su vida como dependienta de El Corte Inglés

Patrocinados
 

Hay celebridades que, detrás de un deseo insaciable de fama y fortuna, pueden acabar cayendo en adicciones y conductas autodestructivas que incluso ponen en peligro su propia vida. Y es que el precio de convertirse en una efímera celebrity puede ser muy alto. Sin ir más lejos:

Mucha gente pasa por malas rachas en los que parece que nada sale bien. Esto es algo de lo que no nos salvamos nadie, ni siquiera por supuesto los rostros más famosos de la televisión. Os recordamos por ejemplo el caso de esta estrella de la tele que ahora, arruinada, rehace su vida como barrendera. Y este caso que os traemos hoy, una historia llena de giros sorprendentes

Patrocinados

Mucha gente se había preguntado durante los últimos años qué había sido de Cristina Blanco… Pues a su paso por Chester, su hijo Miguel Ángel Muñoz tuvo la oportunidad de hablarle a Risto y al público sobre ello.

El actor recordó en el programa alguno de los momentos más importantes de su carrera, pero también contó temas personales: por primera vez, habló en la pequeña pantalla sobre su madre, la que en otros tiempos fuera una exitosa vidente televisiva.

Blanco se convirtió en una de las adivinas más populares de España durante los años 90, y se convirtió en algo así como “la vidente de los famosos —logró codearse con numerosos rostros conocidos como Lara Dibildos, Terelu y María Teresa Campos, Belén Esteban o Rocío Carrasco.

Pero a los pocos años Blanco se alejó de los focos tras a una fuerte depresión. El actor contó que durante ese difícil periodo se encargó de cuidarla para “que se pusiera lo mejor posible, en el plazo más corto de tiempo

“Es algo que vives con dificultad, con muchas ganas de cuidar y también con la máxima compasión que le tienes a la persona que más quieres en el mundo sin juzgar. Recuerdo que estaba trabajando y dejé lo que estaba haciendo para cuidarla. El momento más difícil fue tener que irme a cumplir con lo laboral y dejarla en casa cuidada por mi padre.

(…) Ver cómo una persona toca fondo y le cuesta mucho salir duele, pero estoy muy orgulloso porque salió y a lo largo de los años me ha dado muchas lecciones de vida y una fue aquella.

(…) Me dio una lección de humildad y de cuidarme también a mi lo máximo posible. Ella decidió apartarse y quedarse en un segundo plano prácticamente invisible para que a mi no me tuvieran que hacer este tipo de preguntas y eso se lo agradeceré siempre.”

En 2007, fue noticia la condena a 16 meses de cárcel de la vidente por robar tarjetas de crédito y móviles de los clientes de un hotel de Málaga. Aunque finalmente no entró en prisión por no tener antecedentes penales.

En algún momento de ese mismo año estuvo ingresada en la clínica López Ibor por un supuesto trastorno bipolar.

Tras las declaraciones de Miguel Ángel Muñoz en Chester, los reporteros de Sálvame se pusieron manos a la obra con la misión de encontrar a la vidente. Y la han localizado, en el popular barrio madrileño de Usera, donde vive en un modesto piso de unos 60 metros cuadrados que pertenece al actor y que heredó de una tía.

Según han contado los vecinos, nunca ven a sus hijas—dos niñas adoptadas de procedencia china: Gabriella y Mabila—, que por lo visto en realidad viven con el padre, del que la vidente se ha separado hace años. Ella se esconde de la gente para no tener que saludar.

Cristina se encuentra bastante cambiada con respecto a la imagen que recordábamos de ella, alejada lógicamente del glamour del que hacía gala cuando acompañaba a las famosas y participaba en televisión.

Han pasado los años, pero llama la atención verla más delgada, desmejorada y vestida de negro casi completamente.

La vidente se negó a hablar con el reportero, aunque no fue maleducada, y se entristeció al oír los nombres de Belén Esteban y Terelu Campos.

Pero hay más: según ha contado Diez Minutos, la vidente ha dado un giro a su vida, y ahora trabaja como dependienta en la sección de perfumería y cosmética de un Corte Inglés situado en la zona sur de Madrid.

Lecturas también ha escrito sobre ella: asegura que los famosos con los que se relacionaba antiguamente ahora no quieren hablar de ella… por miedo. “Todos temen a Cristina Blanco“, dice dicha publicación, “no evitan hablar de ella por cariño, sino por miedo, porque la información es poder“.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que la querida —y polémica, a partes iguales— periodista Toñi Moreno ha compartido con los espectadores los malos momentos y la traición por los que ha pasado este último año.

Vía Elegí mal día.

Patrocinados
Si te ha gustado la entrada la puedes compartir con el mundo o comentarla más abajo.

Uso de cookies

Seguro que sabes que tenemos que molestarte porque nos obligan a avisarte de que usamos cookies. Esta es la política de cookies, pincha el enlace para más información.Si continúas navegando entendemos que aceptas dicha política.

ACEPTAR
Aviso de cookies